mdma
alcohol


cocaina
cannabis
 
 

COCAÍNA Coca, Nieve

La cocaína es un compuesto cristalino orgánico de color blanco, generalmente cristalino y de sabor amargo. La que encontramos en el mercado se encuentra con frecuencia adulterada con: fenacetina, cafeína, benzocaína, lidocaína y/o paracetamol, además de azúcares añadidos e impurezas de reacción. El intervalo de pureza es por tanto muy variable; la media se encuentra entre el 25% y el 60%.

A parte de clorhidrato de cocaína también podemos encontrar:
- Pasta de coca: sustancia intermedia que se usa en origen para realizar el resto de derivados, también se denomina sulfato de coca o bazuco.
- Cocaína base y crack: se obtienen de la pasta de coca y del clorhidrato de cocaína. Se presentan en pequeños cristales o piedras que se combustionan y aspiran. La diferencia entre estos dos preparados es su pureza debido al proceso de fabricación. La cocaína base es más pura y el crack conserva impurezas de reacción.

La forma de uso más frecuente es por inhalación (esnifar). El clohoridrato de cocaína se dosifica en rayas, con todo lo impreciso que resulta. La dosis media se puede establecer en 50 mg. que nunca deberían superar los 100 mg. teniendo en cuenta que factores como la tolerancia, el peso, etc., influyen de cara a determinar la dosis de cada cual. También se consume, generalmente en cuadros con profunda adicción, por vía intravenosa, y más comúnmente fumada en chinos. La cocaína genera una alta y rápida tolerancia, a la vez que tiene una gran capacidad adictiva psíquica, siendo una de las drogas más complicadas para desengancharse y para asumir que sufrimos una adicción. La sobredosis o intoxicación aguda desemboca en taquicardias, hipertensión, convulsiones y puede llegar a provocar la muerte por alteración cardiaca o hemorragia cerebral.

ESTIMULANTE
Euforia, pupilas dilatadas y aumento de la frecuencia cardiaca y respiratoria y disminución de la fatiga.

LOS EFECTOS DURAN UNA MEDIA HORA APROXIMADAMENTE DESPUÉS DE CONSUMIR
Irritabilidad, fatiga, pérdida de apetito, apatía, cansancio y, sobre todo, ansia de volver a meterte otra ralla. A medida que se aumenta la dosis, empiezan los temblores y movimientos convulsivos. CONSUMO INTENSIVO: riesgo de padecer ansiedad, paranoia, depresión, rigidez muscular, dolor abdominal, actitudes agresivas, autistas y controladora. MENOS GANAS DE TENER SEXO Y MENSTRUACIÓN IRREGULAR.

LA COCAINA PROVOCA UN AUMENTO DE LA ANSIEDAD, QUE A SU VEZ PROVOCA MÁS GANAS DE BEBER Y FUMAR ¡Vigila con ir consumiendo paralelamente coca y alcohol! Es muy fácil entrar en una espiral sin sentido: meterte rayas para bajar el pedo y beber para bajarte el puestón. Con este combo vas a ir aumentando las dosis consumidas y los efectos secundarios de las dos sustancias a la vez.

¡CONSEJOS!
1) Toma complejos vitamínicos (After C) para compensar la falta de vitamina C y B. Descansa y recupera tu biorritmo después del consumo.
2) Si la esnifas, pícala bien y es muy aconsejable hacerte limpiezas nasales con preparados salinos o agua. Existen riesgos de infecciones (enfermedades respiratorias y Hepatitis C) si se esnifa con billetes usados y/o compartiendo el rulo.
3) Es muy fácil depender sin ser consciente, si no te lo pasas bien de fiesta sin ella, si no dices nunca que no, si te estás haciendo una ruina económica, es hora de plantearte muy en serio dejarla cuando menos por una temporada, hasta volver a dominar la situación sin autoengaños.
4) Esta droga puede absorber tu tiempo y tu dinero. Es una sustancia cara, márcate límites económicos. Si te los saltas, te dará una medida del enganche que llevas. Salir sin tu tarjeta de crédito puede ayudar.
5) Si tienes una mala época no consumas. La cocaína y la MDMA pueden producir episodios pseudo-depresivos a las 24-48 horas de su administración.

¡Controla con la Nieve! Las mentiras, la falsedad y el aislamiento pueden venir con el consumo y causarte conflictos con amigos y familia.

¡No te pases de la raya! Puede hacer que te vuelvas adicta a las personas que puedan proveer esta sustancia. Utilizada muchas veces para ligar. Duerme las áreas del cuerpo donde se aplica por lo cual a veces lleva a tener sexo duro.

El deseo no aumenta, sino que lo hace la sensación de activación y euforia; dificulta la erección del clítoris.


El consumo intensivo de MDMA, COCAÍNA, CANNABIS y/o ALCOHOL hace perder el deseo sexual. ¡Vigila! Las drogas pueden hacer que pierdas el control, que hagas cosas que no querrías hacer, que baje tu deseo sexual y/o que no llegues al orgasmo. ¡No seas como no quieres que sean contigo!

NO A LA POSESIVIDAD, A LA RABIA, AL ABUSO, A LA DISCRIMINACIÓN Y A LA PERVERSIÓN

El alcohol, la marihuana o el hachís, como drogas desinhibidoras, pueden favorecer el atrevimiento y vencer la vergüenza de los primeros contactos. Sin embargo, a la larga pueden resultar poco efectivas las artes de seducción: la pupila perdida y cara somnolienta de la marihuana o el aliento a alcohol y trabarse al hablar ¡no son sexys!

Las necesidades, los deseos, las expectativas, el estado de ánimo y el grado cultural de quien las usa, condiciona los efectos específicos de cada droga. El efecto de las drogas varía mucho de un sujeto a otro y en una misma persona en diferentes ocasiones y circunstancias.


¡AVISO LEGAL!

Para todas las sustancias ilegales: EL CONSUMO EN LA VÍA PÚBLICA ESTÁ SANCIONADA CON MULTAS A PARTIR DE 300 EUROS.
EL TRÁFICO, VENTA O DISTRIBUCIÓN ESTÁ PENADO CON LA CÁRCEL.

   
© 2011 Coordinadora Gai Lesbiana